El Naturismo promueve la salud sexual.

  1. La desnudez no es erótica por si misma, y la desnudez en grupos mixtos no es inherentemente sexual. Estos son mitos propagados por una sociedad obsesionada por la vestimenta. La sexualidad es una cuestión de acción más que de grado de vestimenta.

    En nuestra cultura, una persona que descubre sus órganos sexuales por cualquier razón, es considerado un exhibicionista. Se asume que ella se desnuda para atraer la atención y causar una reacción sexual en los demás. Esto es visto como una perversión. De manera hipócrita, si alguien se viste específicamente para despertar interés sexual, es considerado soberbio en su apariencia. Incluso si obtiene una importante gratificación sexual fuera de la vista de los demás, no se lo considera pervertido o maníaco sexual.

  2. Los nudistas como un grupo, son sexualmente más saludables que el resto de la población.

    Los nudistas están por lo general, mucho más cómodos con sus cuerpos que el resto de las personas y esto contribuye a una actitud más relajada y cómoda frente a la sexualidad.

  3. Se observa una correlación entre la satisfacción sexual en parejas casadas y su grado de comodidad con la desnudez.

  4. Existen estudios que muestran significativamente menos incidencia de: sexo prematrimonial, sexo extramatrimonial, sexo grupal, incesto y violación entre nudistas que entre no nudistas.

  5. Estudios realizados demuestran que aquellos países menos preocupados por la desnudez tienen menos embarazos de adolescentes y tasas de aborto.

  6. La vestimenta realza el misterio sexual y la posibilidad de fantasías sexuales enfermizas.

    El fotógrafo Jock Sturgess dice, "Nuestras arbitrarias demarcaciones [entre vestimenta y desnudez, sexual y no sexual] sirven más para confundir nuestra identidad sexual colectiva que para promover nuestro progreso social." C. Willet Cunnington escribe: "Deberíamos agradecer a nuestros antepasados, por haber establecido sin darse cuenta, un modo de pensar del que el hombre y la mujer desarrollaron un arte, que ha reemplazado unos cuantos métodos antiguos de exaltar el apetito sexual. El recato y la decencia proveen a la humanidad de interminables afrodisíacos, a esto se debe sin duda la reticencia a abandonarlos."

  7. La vestimenta focaliza la atención en la sexualidad, no la aparta de esta. De hecho, acentúa las formas inmaduras de sexualidad en vez de promover la saludable aceptación del cuerpo.

  8. La desnudez completa está en oposición con la elaborada semi-pornografia de la moda.

    Julian Robinson observa: "El pudor incrementa el deseo sexual y la necesidad de ostentación sexual, y estos a su vez fortalecen al pudor. Así, inevitablemente se pone en marcha un circulo vicioso autosostenido."

  9. Con frecuencia la vestimenta llama la atención hacia los genitales y excita sexualmente.

    En diversas épocas de la historia occidental, han sido erotizadas distintas partes de la anatomía femenina: el vientre y los muslos en el renacimiento; las nalgas, los pechos y los muslos hacia el final del siglo XIX (y las cinturas y barrigas diminutas). Históricamente, el diseño de la ropa interior realzó estas partes erógenas, en vez de ocultarlas. El corset del siglo XIX oprimía el diafragma acentuando el busto. La ‘crinolina’, que apareció a mediados del 1800, enfatizaba la cintura mediante el empleo de distintos materiales que incluían desde huesos de ballena y hasta acero y el polisón, presentado en 1868 acentuaba las nalgas. El diseño de los trajes de baño de la actualidad pretende llamar la atención hacia el busto y la región púbica.

    E. B. Hurlock escribe: "Los pueblos primitivos estaban desacostumbrados a vestir ropas. El ponérselas por primera vez no disminuyó su inmoralidad, como pensaban las señoras de las sociedades misioneras. El resultado fue exactamente el opuesto. El uso de ropa llamó la atención hacia el cuerpo, especialmente hacia aquellas partes que se cubrían por primera vez." Rob Boyte hace notar socarronamente que "cuando la gente ‘textil’ se desnuda frente a otros, normalmente lo hace por pasión, y encuentra atractivas las líneas de bronceado de las bikinis. Esto es una reminiscencia de las alteraciones corporales practicadas por las sociedades primitivas, y muestra como los patrones de vestimenta se transforman en fetichismos corporales." Havelock Ellis escribe: "Si el dominio del deseo sexual fuese el logro más importante de la vida, seria más razonable prohibir la vestimenta que prohibir la desnudez."

  10. La industria de la moda depende del ‘sex-appeal’ de la ropa.

    Peter Fryer escribe: "Los cambios en la moda femenina son determinados básicamente por la necesidad de mantener el interés sexual de los hombres. Por lo tanto, estos cambios implican frecuentemente la transferencia de la zona primaria de despliegue erótico, cuando la parte del cuerpo utilizada hasta el momento se ha realzado hasta el punto de la saciedad... Cada nueva moda despierta interés en una nueva zona erógena, para reemplazar aquella que se agotó con el correr del tiempo."

  11. Las diferencias en las vestimentas de ambos sexos atraen la atención hacia las diferencias sexuales.

    El psicólogo J. C. Flügel escribe: "Especialmente en la vida moderna, no se ven otras diferencias esenciales en la naturaleza, hábitos o funciones de ambos sexos que requieran una llamativa diferencia de indumentaria, excepto por el deseo de acentuar las diferencias sexuales en si mismas. Este acento sirve principalmente al objetivo de facilitar y hacer más frecuente la excitación de pasiones sexuales."

  12. Muchos psicólogos creen que la vestimenta puede haber sido inventada en sus orígenes, en parte, como un medio de llamar la atención sexual.

  13. La vestimenta parcial es más estimulante sexualmente (a veces de manera malsana) que la desnudez total.

    Anne Hollander escribe: "Entre más importancia se le da a la vestimenta, más se le da a su ausencia y tanto más significación adquiere la relación entre ambos estados." Elizabeth B. Hurlock hace notar que es bien sabido el hecho de que las cuestiones que nos son familiares no despiertan la curiosidad, mientras que lo que permanece oculto la estimula... Una figura cubierta solamente lo necesario para sugerir el contorno es mucho más tentadora que un cuerpo totalmente desnudo." Y Lee Baxandall observa: "Las playas de ‘cási-nudismo’, donde desfilan bikinis y tangas son más titilantes sexualmente que una playa o balneario de vestimenta opcional. Lo que es natural resulta más satisfactorio. Considero que el problema consiste en que estas últimas no cuadran en el esquema de ‘tiente y venda’ de nuestra cultura consumista."

  14. El pudor solo aumenta el interés y los deseos sexuales.

    Reena Glazer escribe: "Los senos femeninos son sexualmente estimulantes para el hombre heterosexual, al menos en parte, debido a que son públicamente inaccesibles. La sociedad adiciona erotismo a los pechos al hacer vergonzosa su exposición... La prohibición solo perpetua la intensa reacción que supuestamente inspira en el hombre la exposición de la mujer."

  15. La desigualdad topfree (obligación de la mujer, pero no del hombre de cubrir su torso) produce una obsesión enfermiza con los senos como objetos sexuales.

  16. La identificación de los pechos como objetos sexuales en nuestra cultura, dio origen al desaliento del amamantamiento, favoreció la cirugía estética de aumento mamario y el abandono del examen mamario por parte de las mujeres.

    Syndey Boss Singer y Soma Grismaijer escriben: "Cuando una mujer aprende a tratar sus senos como objetos que mejoran su apariencia, ellos dejan de pertenecerle y pasan a ser de sus observadores. En consecuencia, esta mujer se enajena de su propio cuerpo."

  17. El naturismo es la antítesis de la pornografía.

    En nuestra sociedad, la desnudez se confunde a menudo con la pornografía debido a que la industria pornográfica la ha explotado exitosamente. En otras palabras, la desnudez se considera explotativa debido a que su represión hace que muchos la exploten.

  18. La pornografía ha sido definida como el intento de ejercer poder sobre la naturaleza. En muchos casos, en nuestra cultura, se manifiesta como una expresión de poder sexual del hombre sobre la mujer. El Naturismo, por el contrario, busca coexistir con la naturaleza y con los demás, y aceptar a cada uno y al mundo natural en sus estados más primordiales.

  19. La no aceptación y la represión de la desnudez alimenta a la pornografía, enseñando que cualquier forma y grado de desnudez es inherentemente sexual y pornográfica.

    En las palabras de Melissa Farley: "La pornografía es la antítesis de la libertad femenina... el tratar al cuerpo humano como algo menos que normal y hermoso es promover el puritanismo y la pornografía. Si el cuerpo humano fuera aceptado por la sociedad como algo normal, la industria pornográfica no podría comerciar con él."

  20. El naturismo es inocente, casual, no explotativo y no comercial, y sin embargo es frecuentemente reprimido; en oposición a la pornografía que es comercializada y sensacionalizada y generalmente tolerada.

    En algunas comunidades norteamericanas es ilegal que una madre descubra sus pechos para amamantar a su bebe; pero es legal exhibir Penthouse en los escaparates de los negocios.

  21. Muchos psicólogos creen que la represión de la sexualidad saludable acarrea un aumento de la capacidad para la violencia y una tendencia hacia esta.

    Paul Ableman escribe: "Nos hemos divorciado de nuestros instintos de manera tan terminante que ahora nos vemos amenazados por su expresión pervertida. El instinto erótico bloqueado se convierte en destructividad. Muchos pensadores percibieron que algunas de las más horribles manifestaciones de la cultura humana fueron alimentadas por el erotismo reciclado. Canalizado en racionalidad pura, el instinto sexual, puede generar pesadillas imposibles en el mundo animal. Los animales son casualmente crueles y usualmente, no siempre, indiferentes al dolor de otros animales. Matan por comida, rara vez por deporte, pero no torturan, no se deleitan con el dolor, ni exterminan; nosotros si. Es mas, nosotros podemos tolerar nuestra propia ferocidad, lo que no podemos tolerar es nuestra propia sexualidad."