El Naturismo estimula la salud física.

  1. La vestimenta limita o deteriora muchos de los propósitos naturales de la piel, por ejemplo, repeler la humedad, secarse rápidamente, la respiración, la protección sin desmedro del rendimiento y esencialmente la percepción de nuestro entorno.

    C. W. Saleeby escribe: "Este órgano admirable, la vestimenta natural del cuerpo, que crece continuamente durante la vida, que tiene por lo menos cuatro conjuntos de nervios sensoriales distribuidos en él, que es esencial en la regulación de la temperatura, que al sumergirse no absorbe agua, pero que permite que la transpiración escape libremente, que cuando está sana es un aislante microbiano y que rápidamente absorbe la luz solar sintetizando compuestos esenciales para la salud. Este hermoso, versátil y maravilloso órgano es sofocado, bloqueado y cegado por las ropas y solo gradualmente puede ser restaurado al aire y la luz, que son su entorno natural. Entonces y solo entonces aprenderemos de que es capaz."

  2. La exposición no abusiva a la luz solar mejora la salud general.

    Investigaciones sugieren que la exposición al sol provoca la síntesis de vitamina D, vital entre otras cosas, para la absorción de calcio y el fortalecimiento del sistema inmunológico. La exposición al sol es especialmente esencial para el desarrollo de huesos fuertes en los niños.

  3. Recientes investigaciones sugieren una relación inversa entre la exposición al sol y la osteoporosis, el cáncer de colon, el cáncer de mamas e incluso la más mortal forma de cáncer de piel: el melanoma maligno.

  4. Un obsesivo sentido de pudor con respecto al cuerpo produce frecuentemente aversión a la participación en formas saludables de contacto con los demás.

    Resultados de investigaciones vinculan cada vez más la privación de contacto, especialmente durante la infancia y la adolescencia, con la depresión, la violencia, la inhibición sexual y otras conductas antisociales. También concluyen que las personas que son físicamente frías hacia los adolescentes producen respuestas hostiles, agresivas e incluso violentas. Por el contrario, los chicos que crecen en familias donde los miembros se tocan entre sí, son más saludables, soportan mejor la pena y las infecciones, son más sociables y generalmente más alegres que aquellos que no se tocan.

  5. La ropa puede causar problemas de salud al restringir la circulación natural de la sangre y del fluido linfático.

    Recientes estudios realizados por Sydney Ross Singer y Soma Grismaijer demuestran que las mujeres que usan corpiño más de doce horas diarias, sacándoselo para dormir, tienen 21 veces más probabilidad de contraer cáncer de mamas que aquellas que lo usan menos de doce horas por día. Las que lo usan incluso cuando duermen, tienen 125 veces más probabilidad de contraerlo que aquellas que directamente no lo usan. El cáncer testicular ha sido vinculado, de manera similar, al uso de ropa interior ajustada. La teoría es que la ropa ajustada perjudica al sistema linfático, que es el encargado de la remoción de las toxinas causantes del cáncer.

  6. La ropa facilita el desarrollo de bacterias y hongos causantes de enfermedades, especialmente los trajes de baño, la ropa interior y la deportiva.

  7. Investigaciones médicas concluyen que la ropa incrementa la susceptibilidad a mordeduras y picaduras de insectos tales como garrapatas e insectos acuáticos, que se ocultan y quedan atrapados en esta.

  8. A través de la historia, las modas de indumentaria, especialmente la moda femenina, ha sido (con pocas excepciones) dañina para la salud física y psicológica.

    Por ejemplo, el uso del corset acarreó numerosas enfermedades en la mujer del siglo XIX. Hombres y mujeres han sufrido durante siglos, y sufren todavía hoy, en épocas cálidas, bajo numerosas capas de gruesa ropa, en nombre de la moda. El calzado, alegando razones de resistencia y comodidad en nombre de la moda, ha sido especialmente perjudicial para la salud.

  9. La idea de que la vestimenta es necesaria para sostener los genitales o los senos es injustificada.

    Por ejemplo, las investigaciones demuestran que la decisión de usar o no corpiño, no influye en la tendencia de los senos a ‘caer’ cuando la mujer envejece. Deborah Franklin escribe: "Sin embargo, el eterno mito de que usar corpiño constantemente es crucial para preservar las curvas persiste, junto con otras creencias erróneas como la de oprimir la cintura femenina, que viene de cuando una ‘cintura de avispa’ era el símbolo de los contornos de la mujer." Christine Haycock, de la Escuela Medica de New Jersey, dice que aunque pueda resultar incomodo para una mujer de pechos abultados, el realizar ejercicios sin corpiño "no produce ningún daño a los músculos pectorales ni al tejido de los senos." De hecho, dada la tendencia de los corpiños deportivos a aplastar los senos contra las costillas, su investigación concluye que "las mujeres que usaban corpiño ‘copa A’ se sintieron más cómodas sin este." La desnudez total no produce dificultades a los atletas masculinos acostumbrados a esta. Los atletas de la antigua Atenas no tuvieron problemas para realizar las competencias enteramente desnudos.

  10. La vestimenta oculta la belleza natural del cuerpo humano, como Dios lo creó.

    En las palabras de Miguel Angel: "¿Que espíritu es tan vacío y ciego que no puede reparar en el hecho de que el pie humano es más noble que el zapato y que la piel humana es más hermosa que la prenda con la que se cubre?"

  11. La ropa hace que la gente se vea más vieja y, en vez de disimular las características desagradables del cuerpo, las acentúa.

    Paul Fussell escribe: "Desnuda, la gente mayor luce más joven, especialmente cuando está bien bronceada, y la gente joven se ve aún más joven. Los gordos se ven menos ofensivos cuando están desnudos. Deberíamos comprender que la ropa produce el efecto de ‘envoltura de salchicha’, definiendo y anunciando la figura que contiene, dándonos una forma artificial que no engaña a nadie... El Naturista principiante no tarda mucho en aprender la paradoja de que las medias son las que llaman la atención sobre las varices, los cinturones los que hacen notorias las barrigas abultadas, los corpiños los que enfatizan los pechos caídos."

  12. La ropa oculta y estimula el crecimiento de bacterias causantes de mal olor.