Federación Española de Naturismo
  Jornadas Naturistas de Otoño  
 

Desde el sábado 4 de diciembre de 1999 al domigo se celebrarán la promeras Jornadas Naturistas en Sierra Natura.
Para información e inscripciones: Visitar su página Web, escribir a su E-mail, o llamar al 96 225 30 26

 

  Cross  naturista: "Ladera Verde" Sierra de Enguera - Navalón
  Una veintena de corredores disputan una carrera naturista en la sierra de Enguera
  AGUSTÍ GARZÓ .Enguera
 

Los veintidós corredores que tomaron parte en un cross naturista en la sierra de Enguera ejercieron un doble desafío. Por un lado, dejaron de lado los convencionalismos corriendo desnudos ante una nutrida presencia de informadores gráficos y de varios curiosos.Por otro, soportaron estoicamente el frío otoñal propio de aquella zona sin barreras artificiales entre la naturaleza y sus cuerpos.

 

Sin embargo, la baja participación y el retraso de la prueba deslucieron la fiesta. La lluvia y el ambiente desapacible menguaron la que se presumía la gran movida del naturismo valenciano. Y es que Sierra Natura, un camping naturista inaugurado este verano en plena sierra enguerina, se ha convertido en poco tiempo en un referente para los amantes del cuerpo a cuerpo con el medio al ser la primera instalación que combina la ausencia de ropa con el turismo de interior. Del centenar largo de preinscritos, fueron sólo una veintena quienes se despojaron de toda prenda y empezaron a realizar los ejercicios propios de un calentamiento deportivo con la originalidad de hacerlo desprovistos de toda pieza textil.

 

Un componente de la organización estampaba en la parte externa del muslo de los corredores, con un rotulador, el número del dorsal ante la imposibilidad de ejercer otro tipo de identificación numérica más efectiva. «El placer y la libertad que da enfrentarte con el entorno sin ninguna prenda y encima hacerlo de esta manera; compitiendo, creo que es inigualable» señalaba ayer uno de los más vocacionales naturistas de la concentración.

Otras manifestaciones no certificaban del mismo modo la aventura. «La verdad es que sí que molesta un poco, sobre todo al saltar mucho y que se te vaya de parte a parte, pero la experiencia vale la pena», describía otro atleta a la hora de definir que, sin ninguna sujeción, los genitales masculinos de grandes dimensiones pueden generar alguna que otra molestia al correr siete kilómetros campo a través entre pinos, arbustos y pedregales. Una sola mujer se decidió a hacer lo mismo.
Pero ese día, en Enguera, atletas consumados como el ganador de la prueba, Fernando Chirivella, o naturistas iniciáticos como Bernat, un joven de 13 años, corrieron como hace miles de años lo hacían los primeros olímpicos, aquellos griegos de la antigua civilización helénica que aportaban toda la rotundidad de su cuerpo desnudo para la realización de un esfuerzo físico en competencia con otro rival.