Lady Godiva, libro concurso relatos cortos
..............................
Las Revistas de ADN
Cómo asociarte
Legislación
Lugares en Madrid
Actividades
Prensa y noticias
¿Qué es ADN?
Videos
Jóvenes
..............................
................................
AGOSTO 2002
4. Mis vacaciones
................................

................................
................................
MIS VACACIONES EN FLORIDA (CYPRESS COVE RESORT)  

Tan solo tres días fue mi estancia en Cypress Cove en la ciudad de Kissimmee, pero suficiente como para catalogarlo de "aventura".
Lo primero fue llegar y pasar a Estados Unidos. Los controles que tienen para los extranjeros (tras el 11.S) son muy estrictos y como no hables inglés, lo llevas claro. No lo hablo y entiendo un poco (siempre te prometes aprender inglés y no lo haces nunca).
Una vez que entras en el país, la siguiente aventura es entenderte con un taxista para que te lleve al resort Cypress Cove.
¡Bien!, prueba superada, ya estoy allí. La temperatura es de unos 30º constantes, tanto de día como de noche. Ahora entiendo la necesidad del aire acondicionado en lugares cerrados (para mi gusto demasiado fuerte). La sensación de humedad es un poco agobiante al principio, pero luego te acostumbras y se lleva mejor.

Como llegué de noche, no apreciamos el paisaje, pero a la mañana siguiente y dando un paseo por todo el complejo, descubrí algo verdaderamente bonito.
Un gran lago casi nos rodeaba y en él vivían grandes caimanes.
Tuve la oportunidad de fotografiarme con un "bebe caimán" (con la boca atada lógicamente) que a sus tres años de edad medía casi metro y medio. La sensación es impresionante y me coloqué una camiseta porque las garras son peligrosas.
Hay unos jardines preciosos, un montón de casas particulares con su correspondientes banderas americanas en cada una y una zona de acampada para caravanas y autocaravanas con todas las comodidades.
La zona de las piscinas fue a lo que más partido le saqué. El agua todo el día caliente debido a la temperatura ambiente. Lo que más me llamó la atención fue que me encontré con jacuzzis al aire libre, duchas con "agua caliente y jabón", gimnasio, masajes, bar,.... que por cierto un camarero una noche nos invitó a tomar unas cervezas (un detalle por su parte. Un chico guapo, ¡qué pena que fuera vestido, je, je,...).

 

Continuando con el paseo pude comprobar que también hay unas ardillas grandísimas campando a sus anchas y unos lagartitos que se te ponían en el camino conforme ibas caminando.
El apartamento donde nos alojamos era grande, limpio y cómodo. En general, el personal de Cypress Cove es muy atento y procuraban ayudarte en todo lo que necesitabas.
Gracias especiales a Judith Martínez (recepcionista), por hacer nuestra estancia más grata, ya que hablaba español (bendito idioma en aquella tierra).
Lo peor es lo de algún empleado, que aún sabiendo español se negaba ha hablarlo (es como si fuera una deshonra con su origen).
Resumen, que disfruté del sol de Florida y de unas comodidades, que modestamente, yo no conocía.
Un lugar muy tranquilo al que volveré si tengo oportunidad.
Os invito a que lo conozcáis. Merece la pena. Es otra historia.

Maite Ferreiro
Socia 310

.......................................................................................................................................................
Actividades