La Revista de ADN
Cómo asociarte
Legislación
Lugares en Madrid
Actividades
Prensa y noticias
¿Qué es ADN?
Vídeos
Jóvenes

Números publicados:

abril 1999
junio 1999
julio 1999
agosto/sept. 1999
octubre 1999
noviembre 1999
diciembre 1999
enero 2000
febrero 2000
marzo 2000
abril 2000
mayo 2000
junio 2000
julio/agosto 2000
septiembre 2000
octubre 2000
noviembre 2000
diciembre 2000
año 2001
año 2002

 

Julio 1999

  • Comentario sobre la excursión de A.D.N. al Río Lozoya, en la Sierra Madrileña
  • Siguiendo con nuestro compromiso, el pasado día 6 de Junio, realizamos otra excursión naturista, esta vez al río Lozoya en plena sierra madrileña y muy cerca del pantano de la Pinilla. Insistimos, para que os animéis a participar en las siguientes que tenemos previstas.

    En principio, comentar lo tranquilo del sitio, a pesar de discurrir por "nuestra pradera" varios caminos paralelos al río, por lo que es normal ver pasar a algunos excursionistas, que sorprendidos en un primer momento, tenemos la sensación de que en el fondo, les gustaría compartir con nosotros una jornada naturista. El buen ambiente, la sensación de libertad y tolerancia en plena naturaleza es lo que conseguimos en todas las excursiones que hemos realizado, y que de alguna forma, estamos seguros transmitimos a los no naturistas cuando nos ven desnudos disfrutando al sol, sentados en corro charlando de nuestras cosas, o paseando en grupo por los caminos, así como bañándonos en las playas de los pantanos y los ríos.

    Aunque esta vez, nadie se atrevió a meterse en el río por la corriente del cauce y el frío de sus aguas, como es habitual, no nos conformamos con estar tirados en las toallas o debajo de las sombrillas en un sitio concreto, así que, espontáneamente surgieron algunos paseos individuales por los alrededores y posteriormente una pequeña marcha en grupo, que nos permitió descubrir tajos y gargantas impresionantes en el cauce del río, un puente de piedra tipo romano o un antiguo molino en ruinas todo ello en un paisaje realmente espléndido y único.

    Entre paseos y tertulias, pasamos la mañana hasta el mediodía, donde pudimos tomarnos (como es costumbre) un aperitivo en común, antes de comer. En resumen, los que participamos en la excursión ese día, aparte de pasarlo bien, seguimos valorando de forma muy importante lo agradable y positivo, a todos los niveles, que es el naturismo practicado de forma colectiva, y además poder colaborar en acostumbrar a todas las personas en general y a otros excursionistas en particular a que vean como normal y natural el ejercicio de nuestra libertad a estar desnudos para pasear, acampar o bañarse en grupo entre personas que comparten la pasión por la naturaleza, el sol y el aire libre.

    En fin, como en otras ocasiones, recordaros que ya somos muchos los socios de ADN que conocemos estos lugares y que hacemos con nuestras propias escapadas individuales cuando podemos, con la esperanza de encontrarnos con otros naturistas y/o amigos, por lo tanto ánimo y hasta la vista.

  • Repetimos excursión Naturista de A.D.N. a la SIerra Madrileña
  • Asamblea extraordinaria de A.D.N.