La Revista de ADN
Cómo asociarte
Legislación
Lugares en Madrid
Actividades
Prensa y noticias
¿Qué es ADN?
Videos
Jóvenes


Lunes, 10 de mayo de 2004
La piscina cubierta de la Casa de Campo ya ha cerrado sus puertas para los nudistas. A partir del 5 de Junio, la cita está junto al Manzanares/ REPORTAJE GRÁFICO DIEGO SINOVA


Naturismo. La temporada de invierno para los nudistas ha terminado. El pasado sábado cerró la piscina municipal de la Casa de Campo, donde se han bañado los últimos nueve meses. A partir del próximo 5 de junio comienza la etapa veraniega en la piscina José María Cagigal, junto al Puente de los Franceses. Pero, además, en la Comunidad y en la capital hay otros sitios donde desnudarse a gusto

Todos al agua, pero sin bañador

PABLO HERRAIZ
Con los primeros rayos del sol, llegan las últimas horas de la piscina. Parece una contradicción, pero no es así. En realidad, lo que se acaba es la piscina de invierno. Y se termina para los naturistas, que son los que la usan. Sólo en la Comunidad se calcula que hay unas 80.000 personas que practican esta afición, y en toda España, 500.000.
Después de muchos esfuerzos para poder hacer nudismo, sus practicantes tienen dos lugares en los que disfrutar del sol y del agua. El primero es el que cerró el pasado sábado, la piscina municipal de la Casa de Campo.
Los nudistas utilizan esta piscina municipal durante nueve meses al año. El acuerdo que tienen con el Ayunta-miento es el de alquilar durante varias horas, los primeros sábados de cada mes, las instalaciones completas de la piscina. Con la llegada del buen tiempo se volverá a llenar la piscina exterior, y la época del desnudo integral en este lugar se acaba.
Pero no todo termina. El primer sábado de junio el calor dará paso a la piscina de verano, el 2º lugar que los naturistas tienen alquilado al Ayuntamiento.
En realidad, pueden disfrutar de ella sólo dos horas al mes. Los primeros sábados, de 10.00 a 12.00 horas.
Y para los demás días del verano, hay otras opciones. Se puede ir al embalse de San Juan, cerca de San Martín de Valdeiglesias; a la Hoya de Encavera y a la presa de la Parra, en el Lozoya; y al Vado de las Carretas, en el Manzanares. En todos estos lugares se puede practicar el nudismo. Además, en la página web www.naturismo.org/adn, la ADN tiene más información sobre estos y otros lugares. En la capital hay dos solárium: uno en la piscina municipal de La Elipa y otro en la del Barrio del Pilar.
Y si alguien tiene entre sus planes irse a pasar el veranito por ahí, ligero de ropa, hay una empresa que ha tomado una iniciativa pionera: el primer crucero naturista de España. Éste irá por el Mediterráneo occidental, y será totalmente nudista (bueno, la tripulación puede hacer lo que quiera). Partirá el día 14 de junio, y la información está en www.gheisa.es
Naturistas juegan con una pelota en la piscina municpal Casa de Campo
El sábado no hubo un lleno total de las instalaciones municipales, pese al buen tiempo. Unas 70 u 80 personas fueron a darse un chapuzón con el mismo atuendo con que vinieron al mundo, y así se despidieron de la piscina que han utilizado los últimos nueve meses.
«Nos cuesta mucho esfuerzo mantener esta piscina. Cuantos más socios vienen a bañarse, mejor», expli-ca Ismael, el presiden-te de ADN.
Esta asociación es la representante madri-leña de la Federación Española de Naturismo (FEN). El 2004 ha sido el segundo año que contratan piscinas con el Ayuntamiento. El problema económico se debe a que la ADN, o Asociación para el Desarrollo del Naturismo, corre con todos los gastos de alquiler.
En otras comunidades autónomas, sin embargo, pagan los ayuntamientos y gobiernos regionales.
Este verano, junto al río
El 5 de junio es el primer día oficial de la piscina de verano para naturistas. La ADN ha contratado las instalaciones de la Piscina Municipal José María Cagigal. Los bañistas podrán disfrutar del jardín, las gradas, la piscina infantil, la cancha de tenis...
Todos los practican-tes consideran que el nudismo es algo familiar. Desde los más pequeños de la casa hasta las abuelas, todos pueden estar desnudos por ahí. «No queremos que se demonice ninguna parte del cuerpo. Queremos estar en libertad», comenta Ismael.

Las distintas asociaciones naturistas de España y sus miembros animan siempre a que sean familias enteras las que acudan a estos lugares.
Precisamente, para esta gente estar desnudo es una filosofía de vida, no una práctica extra-vagante ni una manera de hacer la gracia. Bastantes disgustos les cuesta ya. De hecho, la lucha por conseguir un poco de espacio en el que estar desnudos y no tener problemas es muy ardua.
Para pasar los tres meses de junio, julio y agosto han conseguido esta piscina ubicada junto al Puente de los Franceses. Pero no la tienen para todo el verano.


elmundo.es